Grand prince



Capítulos: 20 (más de 1 hora)
Año: 2018
Sinopsis: Desde que eran niños, el Gran Príncipe Lee Kang ha sentido celos de su hermano menor, el Gran Príncipe Lee Hwi, un niño culto y bondadoso. Al crecer, Lee Kang empezara a ambicionar el trono, al creer que merece tenerlo por encima de su joven sobrino. Mientras, Lee Hwi se ha enamorado de una joven noble, Sung Ja Hyun, amor que será puesto a prueba cuando su hermano se fije en ella y decida tenerla a toda costa...



Un drama de época que al no tener que seguir la historia al pie de la letra, porque los personajes son inventados, le permite jugar con el argumento de una forma distinta y así hace tener la esperanza de un final feliz para los protagonistas.

Lee Hwi es uno de los grandes príncipes, llamados así porque son hijos del rey más no príncipes herederos. Tiene una vida tranquila y alegre en el palacio, desde niño es culto y con una gran sensibilidad artística, además de ser una persona generosa y amable incluso con los que no están a su mismo nivel. Pero una tormenta se le avecina y ese es su hermano mayor y también Gran Príncipe, que será su cruz toda la historia. Hwi, de talante bondadoso, intentará hacer buenas migas con su hermano, que sin embargo le envidia. Al hacerse mayor, Hwi lo único que quiere es pintar y que se le permita casarse con quien él escoja, porque cuando lo haga tendrá que irse del palacio y por tanto, no quiere que se le busquen esposa. Por su amor a la pintura conoce a una chica de una prestigiosa familia noble con la que comparte el mismo interés, siendo dos espíritus afines no tardan mucho en enamorarse, pero claro, el hermano no va a dejar que Hwi sea feliz.

Esta mujer es Sung Ja Hyun, hija del jefe erudito, un hombre sabio y tranquilo. Ja Hyun es una chica inquieta, quiere aprender a montar a caballo, leer, aprender cosas y sobretodo, quiere aprender a pintar bien. Todo esto le está muy vedado precisamente por ser mujer, pero ella no cede, en su insistencia, Ja Hyun que no para un momento, se topa con el príncipe Hwi sin saber quien es él, poco a poco y de tantas veces que se encuentran, dicen en la historia que son el amor destinado del otro, pasa lo que pasa y se enamoran. Ja Hyun ha encontrado en Hwi a alguien que la acepta como es y que respeta lo que ella desea hacer. Mientras que con Hwi encuentra el amor y la felicidad, el otro príncipe no hace sino atormentarla, intentando por todos los medios tenerla, cuando es obvio que ella no está no ya interesada, sino que él le repele.

El hermano, el príncipe Lee Kang, es un tocapelotas, desde niño se empeña en que todo lo que tenga Hwi él se lo va a quitar, porque sí, porque te odio por haber vivido en palacio y yo no, porque todos te quieren y te aprecian más, como te van a querer a ti si eres un mal bicho. Así que en la infancia provoca la muerte de una pobre niña que estaba al servicio de su hermano solo porque no lo prefiere a él. Y de adulto, cuando se da cuenta que Hwi esta enamoradísimo, pero hasta las trancas de Ja Hyun, allí va él a meter la cuchara, es que no les deja en paz en toda la historia y eso que la chica, primero le desdeña y luego directamente le odia por todo lo que les hace pues el otro, erre que erre. Lo suyo no es amor, es pura obsesión como dicen en la historia. Ademas, de a la chica, Kang quiere ser rey, su hermano el que si es rey siempre ha sido enfermizo y él considera, saltándose a la torera la línea sucesoria, que merece ser rey. Desde niño su mente, que ya de por sí era de alguien poco de fiar, ha sido envenenada por su tío, el Gran Príncipe Yang Ahn, que está resentido con la familia real porque tuvo que renunciar a ser príncipe heredero y luego rey en favor de su hermano y padre de Hwi y Kang, con ese rencor y maledicencia en vena, se dedica a llevar por el mal camino a Kang, convenciéndole de que lo importante es lograr lo quiere sin importar de que forma o a quien se lleve por delante. Así que no es sorprendente lo despreciable que es Kang.

Lo que si sorprende es que Hwi, al que a los pocos capítulos ya le han dado una puñalada por la espalda para deshacerse de él, cuando vuelve advierte al hermano de que sabe lo que ha hecho pero no hace nada, luego se confía y le vuelve a pasar una cosa aun peor y esta vez si escarmienta. Se que es su hermano y le duele, porque Hwi es una persona muy familiar y muy bueno, pero desde niños tienes pruebas de que algo no anda bien en la cabeza de tu hermano, espabila hijo. En el mismo sentido está Ja Hyun con el propio Kang y la esposa de este, Yoon Na Gyeon una antigua amiga suya que es una trepa de cuidado, que está al nivel de Kang en cuanto a ambición y envidia, en su caso dirigida a Ja Hyun. Que aun así se fía de ella, cuando la arpía le había dicho que nunca la había considerado su amiga. Alguien tan sumamente hipócrita y mala, que prefiere vivir en un palacio con todos los lujos y ser desgraciada, que habitar una choza y ser feliz, claro que también es una bipolar, se casa con Kang por interés, porque no le quiere y le preocupa que el otro ande persiguiendo faldas, ¿qué esperabas?

A pesar de que a veces los personajes no reaccionan cuando deben, me gusta la pareja que forman Hwi y Ja Hyun, aunque tengan sus dudas al principio y hasta él piense algo que no es cuando ya no tocaba, lo cual hace que ella, lógicamente, se enfade. Me parece un amor muy tierno, pero también muy sufrido, tienen pocos momentos para disfrutar realmente porque el hermano siempre tiene que estarles interrumpiendo. El colmo del cinismo es cuando ellos van a visitar la casa donde vivirán cuando se casen y aparece Kang para estarles estorbando, menudo plasta. Aunque hay algo que no puede cambiar y mientras él se casó con una mujer insegura y controladora que solo le fastidia, Hwi en cambio ha encontrado a su alma gemela. Y que besos, madre mía que besos, como se nota que no es uno de los canales públicos, porque son alucinantes.

Las intrigas de palacio duran todo la historia, personalmente me gusta como Hwi entreteje una red de engaños en torno a su hermano para pillarle desprevenido, claro que te hacen sufrir cuando llegando al clímax todo parece estar a punto del irse al garete. También admito que cuando Kang da el golpe de estado para convertirse en rey, mata a bastante menos gente de la que podría haber matado, quizás aparte de esa obsesión por Ja Hyun si yaciera algo de amor hacia ella, porque de lógica en otro dorama el padre de la protagonista habría muerto sí o sí.

Un personaje que me encanto fue la guerrera Roo Si Gae, a quien Hwi conoce en el norte, que le salva la vida y le ayuda siempre. Una chica fuerte, entremedias de dos culturas, es hija del jefe de una tribu del norte y una esclava de Joseon, que nunca ha encontrado su sitio hasta que conoce a Hwi. Me encanta como habla a las claras y dice las cosas como son, el cariño tan justificado que le toma Ja Hyun, que está agradecida con ella, como la acepta sin más es muy bonito. También me gusta el personaje de la reina madre, que al contrario que su hijo no se deja guiar por los sentimientos y toma medidas contra Kang, no porque no le quiera como este piensa, sino porque sabe que no está hecho para ser rey ni tampoco le toca, a pesar de todo le quiere, se nota que quiere a los tres hijos y le duele tener que ponerse del lado de uno y contra el otro, también sufre por tener que escudarse en Hwi no dejándole por el momento que tenga su vida aparte porque le necesita. También me gusta lo perspicaz que es y como cala a la primera a la esposa de Kang y se da cuenta de que Ja Hyun es perfecta para su otro hijo. El sufrimiento que pasa esta mujer es conmovedor, porque es reina sí, pero también madre.

Tienes sus fallos y quizás algún tiempo muerto que podría haberse evitado, pero me ha gustado bastante, me ha tenido muy enganchada y la pareja es bastante buena, mejor él que ella en cuanto actuación, me gusta cada día más este actor y guapo es un rato. Merece la pena.

Comentarios