The K2



Capítulos: 16 (más o menos 1 hora)
Año: 2016
Sinopsis: Kim Je Ha es un antiguo soldado, que vive como un fugitivo acusado de crímenes de guerra y perseguido por la justicia. Después de dar tumbos aquí y allá, vuelve a Corea, donde entrará en contacto con el sofisticado mundo de Choi Yoo Jin, esposa del candidato a la presidencia Jang Se Joon. Su matrimonio es pura apariencia, pero ambos permanecen juntos por el ansia de tener más poder. Además él tiene una hija secreta, Go Anna, Je Ha será contratado como guardaespaldas de la chica y al comprobar la denostada situación de la joven, comenzará a enamorarse de ella



Este drama, como es obvio, lo he visto por Chang Wook, al cual tenía unas ganas locas de verle en un nuevo papel, si bien esta historia no alcanza el nivel de Healer, es un buen entretenimiento y hay algunas escenas en España.

Kim Je Ha era un militar del ejército coreano al que acusan de matar civiles y debe poner pies en polvorosa. En España, se topa con una extraña chica, a la que intenta ayudar, pero como tiene sus propios problemas, tiene que dejarla de lado y por fin logra volver a Corea. Allí entra de lleno en las conspiraciones y luchas políticas, Je Ha, que solo quiere tener una vida tranquila, acaba contratado como guardaespaldas por una poderosa mujer que, tras un encontronazo en el que ella intento liquidarlo, al final ve su potencial y lo quiere cerca. Je Ha vuelve a encontrarse con la chica que conoció en tierras hispanas, teniendo que ser su guardaespaldas, a cargo de que ella no salga nunca del confinamiento en que la tienen, Conmovido por el desdén con que es tratada, empieza a empatizar con ella, queriendo protegerla al ver que vive rodeada de hienas, acaba cayendo con todo el equipo y se nos enamora.

Anna es una pobre chica, que ha vivido recluida en uno de los lugares más aburridos del mundo: un convento. Tras la trágica muerte de su madre, que ella teme haber provocado sin querer en su infancia, Anna queda tocada mentalmente y pasa a caer en las manos de la esposa de su padre, su madre solo era la amante, quien le fomenta la creencia de que ella es responsable de lo que le pasó a su madre. Anna vive sin vivir, hasta que su nuevo intento de escapar para encontrar a su padre, provoca que la esposa de este decida traerla a Corea, vivía en España, para vigilarla de cerca, además de que es el talón de Aquiles de su padre, con lo que es controlado por la madrastra. Anna es un personaje que provoca lástima, que está más sola que la una e indefensa, además, como no se ha relacionado con apenas nadie, sigue teniendo una mente muy infantil, será por eso que luego se fía de quien no debe. Ella se enamora de Je Ha, con lo que no cuenta es que hay alguien más que se interesa en nuestro protagonista.

Choi Yoo Jin es un personaje muy complejo, la odias, te da pena, te gusta. Es un cúmulo de cosas, casada con el candidato a la presidencia y padre de Anna, Jang Se Joon, es una mujer que vive por y para el poder. Una vida triste, solitaria, amargada, fingiendo que tiene el matrimonio perfecto cuando todo es pura fachada. Su gran pecado es que en un momento de su vida eligió equivocadamente y ahora intenta subsanar ese error, recuperando lo que considera suyo por derecho, en una lucha de poder que involucra a su hermano, al otro candidato a la presidencia y hasta a su esposo, al que odia y ama a un mismo tiempo. Pero eso dura hasta que aparece el protagonista, un hombre más joven que ella, valiente, justo y honorable y Yoo Jin se enamora sin ambages de él. Entonces su objetivo pivota en esa dirección, sin perder de vista el poder que quiere seguir atesorando. Es la clase de personaje que aunque sea la mala, entiendes lo que la ha hecho ser como es ahora. En su momento, Yoo Jin también fue una joven inocente que creía en el amor como Anna.

Después está el marido de Yoo Jin que no va a ganar el premio ni al padre ni al marido del año. Deseoso de ser presidente para poder librarse de su esposa, ha sido capaz de dejar en las garras de esta a su única hija, fruto de un romance y una de las razones fundamentales por las que Yoo Jin le odia, no tanto porque tenga una hija, sino porque no valorara su amor, fingiera lo que no era y encima tuviera a la amante a dos pasos. El otro candidato a presidente tampoco es una joya, tan podrido y corrupto como el padre de Anna, con el que Je Ha tiene una cuenta pendiente, un hombre desagradable y mezquino.

Un gran punto fuerte son las grandes escenas de acción que protagoniza Chang Wook, imposible olvidar la pelea en las duchas, tampoco las rodadas en España, realmente alucinantes son algunas de ellas porque las escenas las hizo él sin doble, teniendo un entrenamiento brutal para que realmente cuadrara con la imagen de ex-militar. El comienzo es explosivo con mucha acción, para ir pasando gradualmente a la intriga política, a los juegos de poder y a las traiciones. Los dos últimos capítulos son espectaculares por todo lo que acontece en ellos y el buen ritmo que tienen de principio a fin. El final además es perfecto, contrario a lo usual de los dramas, es un final de verdad, que cierra el circulo a la perfección.

Los mejores personajes son el de Je Ha, un hombre honesto y a pesar de todo bueno y honorable, que no puede evitar ayudar a los débiles, aunque nos le vendan como alguien frío en un principio, con ese talento que tiene él para dar ese punto de ternura a sus personajes y que guapo que sale, se nota a las claras que es incapaz de no sentir compasión, lo cual le acerca a Anna, una víctima de todo y que tiene una relación de lo más compleja con la madrastra de esta. Yoo Jin es el otro gran personaje de esta historia y sus escenas con Je Ha son electrizantes, porque al contrario que con Anna, con Yoo Jin fluye la química de manera impresionante. Anna se ve reducida a interés amoroso y a tener que ser siempre salvada, eso por no hablar de su nula capacidad para discernir en quien debe confiar y en quien no, aunque me da la sensación de que al principio esperaban darle más presencia, que realmente fuera el némesis de su madrastra, pero la actriz, por llamarle algo, no da la talla y debieron pensar que mejor la dejaban con un papel más secundario. En cambio, la actriz que interpreta a Yoo Jin lo borda y se come con patatas a la otra chica, en sus escenas con K2, nombre clave de Je Ha como guardaespaldas, está pletórica y de él que decir, se desenvuelve a la perfección en las escenas de acción, pero también en las dramáticas, amorosas y cómicas, lástima que la actriz que le escogieron como pareja no cumpla y por eso no se vea química de verdad, a pesar de todo lo que él se esfuerza.

Un dorama muy entretenido, que con sus pegas, sigue siendo una opción interesante, nunca baja el pistón y en todos los capítulos pasa algo, nunca es lento ni aburrido, los giros de guion son estupendos, los personajes, en general, tienen varios matices. Lo mejor es el personaje de Je Ha y su química con la mala de historia, otro gran hallazgo. La ost también es bastante buena, sobretodo la parte instrumental. Además, mola ver España reflejada dentro de un drama coreano.

Comentarios