Time between dog and wolf



Capítulos: 16 (1 hora)
Año: 2007
Sinopsis: Cuando era niño, Lee Soo Hyun ve morir a su madre frente a sus ojos, 12 años más tarde ha logrado entrar en el NIS (servicio secreto coreano), dispuesto a hallar al hombre que le arrebató a su madre. Entonces se reencuentra con Seo Ji Woo, a la que conoció de niño y ambos se enamoran. Cuando en medio de una misión, Soo Hyun reconoce a Mao, un traficante de drogas, como el asesino de su madre, se obsesiona con atraparle, el problema es que este hombre es el padre de Ji Woo. Entre la espada y la pared, Soo Hyun se debatirá entre la venganza o el amor.



Tarde o temprano esta iba a caer, es cierto que su argumento es muy parecido, por no decir idéntico, al de The princess' man, pero es que es Jun Ki y hace tiempo que quería verla, quizás debería haberla espaciado más en el tiempo, porque he cometido el error de comparar un poco y se que aunque el parecido esta ahí, la forma de llevarlo es distinta.

Lee Soo Hyun es un recién estrenado agente del NIS, es un chico serio y metódico, que ha pasado por un hecho traumático, su madre fue asesinada delante de él por un misterioso hombre. Una de las razones fundamentales por las que Soo Hyun se ha empeñado tanto en ser agente es que sabe que su madre, que era fiscal, estaba investigando a una banda llamada Cheongbang dedicada al tráfico de drogas, quien fue la que ordenó su asesinato. Al ser huérfano de padre y luego de madre, que es la que le duele en el alma al haber estado presente, Soo Hyun es alguien bastante cerrado y taciturno. De niño es adoptado por un agente del NIS, que conocía a sus padres y después de un principio nada alentador, donde el pobre niño está furioso con todos, al final es recibido con los brazos abiertos, porque tanto el nuevo padre, como la esposa y el hijo le aceptan sin reservas y para ellos es uno más, sobretodo para el hermano, con quien tiene una relación fraternal muy fuerte.

Seo Ji Woo también tiene una infancia movidita, vivía en Tailandia con sus padres y es allí donde conoce a Soo Hyun y forja una amistad a todas luces imperecedera, a pesar de que acaban separándose. Sus padres no se llevan bien, la madre está al tanto de a que se dedica Mao, el padre, y ha iniciado una relación extramatrimonial con otro hombre con el que se siente más a gusto. Ji Woo, que en ese entonces se llama Ari, adora a su padre, pero cuando la madre decide abandonarlo para irse con el amante y llevársela a ella, la niña lo acepta, porque también quiere al "novio" de la madre y quiere que ella sea feliz. Entonces se muda a Corea y se cambia el nombre, se supone que se olvida de su vida en Tailandia, salvo su padre y Soo Hyun, del que sigue conservando como un tesoro un elefante de madera que él mismo tallo, digo lo del elefante porque luego tiene su importancia en la historia. De adulta, Ji Woo trabaja como marchante de arte, algo que le apasiona y tiene a un chico tras ella, el hermano del protagonista, al que no le hace caso. A través de él, se reencuentra con Soo Hyun y al darse cuenta de quien es él, ella se enamora, un poco de sopetón, pero él se mantiene distante, Ji Woo no ceja e intenta que admita que también la quiere.

Entremedias está el hermano, Kang Min Ki, que es lo opuesto a Soo Hyun, alegre, divertido y mujeriego, porque no tiene una carga y un pasado como el protagonista. Min Ki se queda colgado de Ji Woo un poco porque si, porque ella nunca le da entrada y cuando aparece Soo Hyun aun menos, le acepta como amigo y por ciertas circunstancias, hasta como algo parecido a un novio, pero ella jamás se enamora de él. Se sobreentiende que es por su hermano, que Soo Hyun rechaza a Ji Woo. Min Ki se esfuerza un mundo y sufre por esta causa, porque además, aunque adora a su hermano, a veces tiene cierta envidia de Soo Hyun, que es el hijo y el agente perfecto, que todo lo hace bien y piensa que el padre le quiere más a él que al propio Min Ki. De todos modos, también le pasarán cosas que le harán cambiar y dejar de ser tan relajado y jovial.

Por último está Mao, aunque en esta historia hay varios personajes interesantes como el padre de los hermanos u otro agente retirado que va por libre y que en el fondo tiene un gran corazón. Mao es quien más destaca, como he dicho es el padre de Ji Woo, a la que adora y de quien quiere ser un buen padre. A pesar de ser el malo, por lo que se dedica y por matar a la madre de Soo Hyun, el personaje no es retratado como un monstruo, sino como un ser humano con muchos defectos, pero con cosas buenas, el amor por su hija, lo leal que es con su gente, que sin llegar a redimirle si le dan un toque distinto que hace que no puedas odiarlo siempre, sino que a veces hasta empatizas con el. Cuando Soo Hyun se da cuenta de quien es Mao, se empeña en acabar con él sin importarle las normas de la agencia y como consecuencia es despedido, pero el jefe del NIS le ofrece infiltrarle en el entorno de Mao con una nueva identidad y destruir la organización a la que pertenece desde dentro. Y así nace Kay, Soo Hyun, que después de sus reticencias había iniciado una relación con Ji Woo, decide dejar todo de lado, fingen que ha muerto para que él pueda moverse con tranquilidad, sabiendo solo su padre y el jefe de la agencia que aun vive. Da la sensación de que Soo Hyun lo hace porque en realidad no quiere mucho a Ji Woo y lo que siente al verla es solo nostalgia de su infancia feliz en Tailandia, pero en mi opinión, Soo Hyun tiene tan grabado a fuego lo que le paso a la madre, que por más que intente llevar una vida tranquila, eso le está comiendo por dentro y como dice en el drama quería vengarse del hombre que mató a su madre y no siente que eso este mal. No puede deshacerse de esa obsesión hasta que logre lo que pretende y así hubiera sido imposible que fuera feliz. Y no solo digo esto para justificarlo, es que cuando Soo Hyun pilla por banda a Ji Woo le planta unos besazos y le echa unas miradas que es imposible aducir que no la quiere.

Poco a poco, Soo Hyun/Kay va ganando la confianza de Mao, primero salvándole la vida y luego convirtiéndose en su mano derecha, escalando puestos, mientras lucha con el odio feroz que le despierta ese hombre, tarea nada fácil, Jun Ki da sobradas pruebas de su talento al mostrar la disyuntiva de su personaje. Entonces ocurre un hecho desafortunado y Soo Hyun pierde la memoria, como en ese momento está con Mao, asume fácilmente que es Kay y entonces empieza otra historia, donde el jefe del NIS demuestra lo miserable y manipulador que es, dándole igual el peligro que corra el protagonista con tal de que acabe su misión, particularmente desagradable me parece como disfruta pensando que tiene al agente secreto perfecto pues ni él mismo sabe que lo es. Soo Hyun, ahora como Kay, está liberado de sus resentimientos y cuitas, parece más libre, más relajado y feliz de lo que ha sido nunca, contrastando con su hermano que recorre el camino contrario. Precisamente el título del drama, estupendamente escogido, hace referencia a las dos personalidades que adopta el protagonista, hay un momento del día en que está anocheciendo y todo se vuelve de color rojo, entonces se ve una figura acercándose puede ser un perro, Soo Hyun, leal a los principios o un lobo, Kay, que vive al margen de la ley. Además de que ese momento del que se habla es una hora donde ni es de día ni de noche y es en la que opera y se mueve el personaje protagonista.

Esta es la parte más entretenida del drama porque, como no, Kay se encuentra con Ji Woo, a la que sabe hija de su ahora estimado jefe, mientras que ella, quien aun llora la muerte de su amor, se queda perpleja al ver un hombre idéntico a este, obsesionándose y persiguiéndole, porque en el fondo intuye quien es él. Kay, que es deslenguado y atrevido, no duda en coquetear con ella, en llevarla de cabeza a veces pero, como siente gran aprecio por Mao, no se atreve a ir a más, pero se nota que le gusta ella. Mientras Min Ki intenta pillarle como sea, por un par de razones, una de ella es que Ji Woo a pesar de aceptar salir con él, no puede dejar de lado a Kay al ser tan parecido a Soo Hyun, pero vamos que Min Ki a pesar de quererla muchísimo, tenía perdida la partida desde el principio, porque Ji Woo siempre le ve como amigo y a pesar de intentar quererle, le es imposible de lo enamorada que está de Soo Hyun, claro que es normal, porque que guapo sale Jun Ki en este drama.

Por no hablar de sus habilidades actorales, es impresionante, sobretodo cuando su personaje pierde la memoria, Soo Hyun y Kay tienen personalidades tan opuestas, que realmente parecen dos personas distintas gracias al talentazo que despliega Jun Ki. El actor que hace del hermano, que siempre me ha parecido que actúa genial, también está magnífico aquí. Algunas de las mejores escenas son entre sus personajes, especialmente cuando Soo Hyun solo es Kay. También es genial ver la evolución de la relación entre Kay y Mao, quien toma bajo su ala a Kay, al que trata y quiere como a un hijo. La escena del enfrentamiento final entre ellos es de las más emotivas y emocionantes del drama, porque resulta que a ambos les unen más cosas de lo que parece. Lástima que la historia de amor sea más destellos que una relación bien fundamentada, creo que si hubieran equilibrado la balanza, porque material había para ello, además los actores tienen química, habría sido una historia excelsa. Me ha gustado bastante el drama, pero tiene ciertos detalles que desmerecen el conjunto, no obstante, merece la pena verla.

Comentarios